¿Es el 3-4-3 la solución para los problemas del FC Barcelona?

El conjunto blaugrana derrotó con facilidad al Real Valladolid con una nueva puesta en escena que potenció a varias piezas.

¿Es el 3-4-3 la solución para los problemas del FC Barcelona? ¿Es el 3-4-3 la solución para los problemas del FC Barcelona?

El FC Barcelona derrotó 3-0 al Real Valladolid por la decimosexta jornada de La Liga, en la que el Barcelona consiguió saltar a la quinta posición con dos puntos menos que la Real Sociedad y Villarreal, pero con partidos pendientes. Los goles los anotaron Clement Lenglet, Martin Braithwaite y Lionel Messi.

Ronald Koeman apostó por un nuevo sistema de juego (3-4-3 o 3-4-2-1) para afrontar este partido y, pese a las dudas que generó en la previa, le fue de maravilla. Más allá del resultado, el FC Barcelona tuvo uno de sus mejores partidos en lo que va de temporada y lo hizo con varias variantes tácticas que potenciaron individualidades y sociedades dentro de la cancha.

Por lo que es momento de hablar de hablar de esas variantes que introdujo Koeman dentro de esta nueva estructura que está promoviendo, y que le sirvió como solución momentánea a muchos problemas que estaba teniendo el equipo en el juego:

Las variantes del 3-4-3

-Tres centrales (Óscar Mingueza, Ronald Araújo y Clement Lenglet) para tener un jugador más por detrás de la línea de la pelota con la intención de poder contrarrestar las transiciones defensivas desorganizadas del equipo después de la pérdida de la pelota.

-Miralem Pjanic y Frenkie de Jong como volantes centrales pero con libertad para pisar diferentes alturas en el carril central, aprovechando la libertad que le da la línea de tres por detrás de ellos.

-Los carrileros (Sergiño Dest y Jordi Alba) jugaban más como extremos que como carrileros. Siempre buscando llegar por sorpresa y aprovechando los movimientos de los mediapuntas para fijar a los laterales rivales y forzar esa ventaja numérica sensorial que se generaba con los movimientos.

-Dest tenía mucha más libertad para pisar zonas ofensivas debido a que Mingueza (central derecho) se posicionaba como un “falso lateral” para darle más altura a él y que también fijara a los laterales en diferentes situaciones del juego.

-Lionel Messi y Pedri fueron las piezas más beneficiadas del sistema. El argentino y el español tuvieron mucha libertad para moverse por todo el carril central y hasta por sus costados. Y, al mismo tiempo, podían juntarse con más facilidad. Asociarse y seguir potenciando dicha sociedad aprovechando que había dos jugadores fijando por fuera (carrileros), un delantero fijando centrales (Martin Braithwaite) y dos volantes centrales que tienen facilidad para asociarse a diferentes alturas de la cancha.

-El danés fijaba centrales y le daba libertad a los dos jugadores antes mencionados. Un rol fundamental.

Foto Análisis

Puntos positivos del 3-4-3

-Messi y Pedri tenían más facilidad para asociarse y aprovechando que no habían jugadores que pisaran sus zonas preferidas como, por ejemplo, Philippe Coutinho y Antoine Griezmann. Los cuatro jugadores, cuando están juntos, se pisan y eso complica el desarrollo del juego del equipo.

-Los carrileros le dieron al Barcelona la posibilidad de generar más espacios en el carril central, aprovechando que ellos fijaban por fuera y atraían a su par.

-De Jong tenía mucha más libertad para pisar diferentes zonas y asociarse. El neerlandés necesita también tener esa libertad para llegar a zonas más cercanas al arco rival.

-La altura de Pjanic también es fundamental, porque el bosnio aporta un pase firme importante para conectar con los de arriba. La línea de tres también le facilita a él llegar más arriba y asociarse con sus compañeros.

Puntos negativos del 3-4-3

-Pese a contar con tres centrales, el Barcelona tuvo muchos problemas en las transiciones en la primera mitad. El rival recuperaba y lograba encerrar con mucha facilidad al bloque blaugrana en su propio campo.

-La plantilla del Barcelona no tiene los nombres para jugar de esta manera debido a que no cuenta con centrales sanos y que hay muchas piezas que pierden su puesto en el equipo. Koeman, si va a apostar por este sistema, necesita reconvertir piezas.

Es pronto para sacar conclusiones absolutas con este sistema de juego pero, en esta primera prueba, el Barcelona sacó una nota alta y esto se puede convertir en un descubrimiento importante de cara a la evolución del club dentro de esta temporada tan complicada.

Últimas noticias

Comentarios recientes