Las tres razones del fracaso de Maurizio Sarri en la Juventus

El entrenador italiano nunca consiguió adueñarse de manera real de la Juventus.

Las tres razones del fracaso de Maurizio Sarri en la Juventus Las tres razones del fracaso de Maurizio Sarri en la Juventus

La Juventus de Turín hizo oficial hace un par de horas el despido de Maurizio Sarri como el entrenador de su primer equipo, después de la eliminación en los Octavos de final de la UEFA Champions League en manos del Lyon de Francia, un equipo inferior en la previa y que venía de un parón prolongado –sacando el partido por la final de la Copa de Francia contra el PSG. Un nuevo fracaso para la entidad bianconera a nivel continental, algo que no puede seguir ocurriendo después de cerrar múltiples incorporaciones de primer nivel para hacer como, por ejemplo, Cristiano Ronaldo. Pero volvió a chocar contra una pared.

Pero, a diferencia de la temporada pasada, esta versión de la Juventus de Turín fue muy pobre en gran parte de la temporada y, como factor inicial, Maurizio Sarri fue el principal señalado y el primero en irse. Tan solo un año después de llegar, el entrenador italiano termina un proyecto en el que esperaba consolidarse como uno de los mejores entrenadores del mundo. Pero no lo logro. Por esa razón, vamos a hacer una lista de las tres razones por las que Maurizio Sarri fracasó en la Juventus de Turín.

Las tres razones del fracaso de Sarri

-La primera razón es que, pese a tener algunos perfiles que le podrían ayudar a encajar, nunca pudo transmitir su idea de juego a la plantilla, una de las mejores de Europa. El equipo nunca fue de autor, un rasgo que caracteriza a los conjuntos dirigidos por Sarri durante toda su carrera.

-La segunda razón viene de la mano es la ausencia de un plan B para poder afrontar los partidos en los cuales no ha podido dominar a través de su idea principal. Este punto es importante debido a que, al no tener tantos perfiles cercanos a su idea de juego, Sarri nunca intentó cambiar la dinámica y adaptarse a ella. Nunca cambió y terminó chocando ante una pared.

-La tercera razón es que, más allá de potenciar a Cristiano Ronaldo y Paulo Dybala, Sarri nunca tuvo una buena relación con el primero, lo que ha generado que tenga muchos problemas con su plantilla. El entrenador italiano ha tenido muchos problemas en sus últimos tres equipos, nunca pudo ganarse a su plantel, lo que lo alejó a consolidarse a él mismo y a su idea de juego.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Segundo partido de LaLiga Santander, el que jugarán esta noche el Celta de Vigo y el Valencia

Últimas noticias

Comentarios recientes