Las razones del mal momento del Manchester City de Guardiola

El conjunto dirigido por Pep Guardiola tiene 20 puntos de 36 posibles en la Premier League y solo ha anotado 18 goles en 12 partidos.

¿Qué le pasa al Manchester City? ¿Qué le pasa al Manchester City?

El Manchester City está pasando por uno los momentos más complicados desde que comenzó el proyecto de Pep Guardiola en Inglaterra, tanto en resultados como a la hora de hablar del juego porque, pese a ser el equipo que tiene más pelota (63.8% de promedio) y ser el cuarto equipo que más genera oportunidades claras de peligro (20), está teniendo muchos problemas para llegar al gol.

Los SkyBlues solo han anotado 18 goles en 12 partidos disputados en la Premier League, un número considerablemente bajo teniendo en cuenta que venía siendo uno de los equipos más anotadores de la primera división inglesa en los últimos años. Y, a menos que pase algo extraño, eso parece que dejará de ser así.

Por esa razón es momento de poner la lupa en la situación del Manchester City y explicar las razones por las cuáles están lejos de ser esa máquina que anotaba muchos goles y ganaba de manera abrumadora.

Las razones del mal momento del Manchester City

-Sin reemplazante de David Silva: Comencemos desde el principio. El Manchester City perdió a David Silva en el último mercado de fichajes, con lo que perdió a uno de los mejores jugadores del mundo jugando entre líneas, un rol fundamental en el ataque posicional, y no lo reemplazó.

El Manchester City no tiene piezas dominantes en espacios reducidos (más allá de Kevin de Bruyne) y eso penaliza a la hora de enfrentar repliegues agresivos.

-El cambio de esquema de Pep Guardiola: Guardiola no es el principal culpable de esta situación pero, como es normal, tiene su cuota de culpa.

El entrenador catalán ha cambiado su sistema de juego (de la mano con los perfiles) con la intención de tener un estructura más sólida ante la pérdida debido al bajo rendimiento ha mostrado Rodri desde su llegada.

La presencia de un volante central más, le ha quitado un jugador que pueda hacer daño entre líneas o por delante de la línea de la pelota, por lo que ha perdido velocidad en la circulación de la pelota y fluidez en campo rival.

Pero, al mismo tiempo, esto le ha dado mayor sólidez en situaciones puntuales del juego, pero se descompensa el equipo a la hora de jugar en campo rival.

-Bajo rendimiento de las piezas ofensivas: Jugadores como Gabriel Jesús, Raheem Sterling, Sergio Agüero y Phil Foden no están rindiendo al nivel esperado por todos y, en el último tramo de la cancha, eso se siente.

Un ejemplo claro fue el partido contra el WBA que acaba de terminar. El Manchester City falló ocasiones de gol insólitas para un equipo de primer nivel, más enfrentándote a un repliegue que te da pocas oportunidades para generar peligro.

-Ausencia de un perfil dominante en los duelos 1vs1: La baja de Leroy Sané fue un golpe fuerte para el equipo, pese a que no contó con él por una temporada entera.

El alemán aportaba desequilibrio y verticalidad en la banda, lo que es necesario para ir generado ventajas tanto por fuera como por dentro. Sin este perfil, Guardiola se ha visto en la necesidad de reinventarse pero, como comunicamos en el punto anteriores, los rendimiento individuales de muchos jugadores no son los mejores en este momento.

Últimas noticias

Comentarios recientes