La progresión inversa de Marcos Llorente y Saúl Ñíguez

El crecimiento de uno deja en evidencia el atasco del otro

Llorente y Saúl, progresión opuesta. Llorente y Saúl, progresión opuesta.

La luz de Marcos Llorente cada día brilla más, mientras la de Saúl Ñíguez parece haberse apagado en los últimos meses. El crecimiento de uno no debe ser proporcional al frenazo de otro, pero es un fenómeno que está ocurriendo en el Atlético de Madrid y el debate podría trasladarse incluso a la selección española, donde Saúl hasta ahora ha sido indiscutible.

El hype con Llorente crece y crece desde Anfield. Reconvertido en segundo delantero, se atreve con todo tipo de osadías, que le están saliendo en el momento dulce en que se encuentra. Ayer volvió a ser de lo más destacable en un Atlético donde Saúl no jugó ni un minuto.

La progresión de ambos sigue un paralelismo inverso. Hace unos meses nos hubiéramos imaginado a Saúl incluso de segundo punta. El internacional español tiene llegada y gol, cualidades que ahora también está demostrando Llorente. Ambos son compatibles en el mismo sistema, pero sorprende que el que haya dado el paso adelante haya sido Marcos y no Saúl.

Tampoco hay que dejarse llevar demasiado por esta ola positiva. Está claro que Llorente ha llegado para quedarse, pero ni va a marcar goles en cada partido ni le va a salir cada regate que intente. Simeone ya le considera uno de sus indiscutibles. Club selecto en el que también está Saúl Ñíguez. Al menos de momento.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Getafe y Granada se enfrentarán esta tarde de domingo

Últimas noticias

Comentarios recientes