La paupérrima lectura de partidos de Ronald Koeman le cuesta La Liga al Barcelona

El entrenador neerlandés demuestra, partido a partido, que no sabe hacer cambios y que le cuesta mucho ganar los partidos desde la pizarra.

La paupérrima lectura de partidos de Ronald Koeman La paupérrima lectura de partidos de Ronald Koeman

La temporada del FC Barcelona está rozando lo heroico después de años repletos de resultados negativos, gestión lamentable desde la presidencia y rendimientos individuales muy flojos, que vienen de la mano y que responden a una manera de trabajar que ha destruido a un equipo que supo dominar Europa con puño de hierro con una generación impresionante de jugadores. Y, como un detalle que no es menor para medir la temporada club, es que ha tenido un enemigo en casa desde el día uno: Ronald Koeman.

El entrenador neerlandés ha hecho cosas importantes para el FC Barcelona durante la temporada (debutar jóvenes, sacar a los que no rendían y levantar el nivel de varios jugadores que estaban dormidos), pero ha dejado muchas dudas en todo lo respectivo a la táctica, teniendo en cuenta que el sistema con tres centrales es la respuesta a las dudas que genera su manera de defender.

Ronald Koeman ha probado millones de sistemas de juego y con diferentes jugadores en posiciones puntuales, rasgos que le han servido para momentos puntuales de la temporada pero que a la larga han castigado al equipo en los partidos grandes, pero el principal debe del neerlandés se ve durante los partidos: su lectura de los partidos es paupérrima y sus cambios son mucho peores.

La dirección de campo del neerlandés es deficiente, teniendo en cuenta que no sabe cómo resolver los partidos desde los cambios o romper con la dinámica de los desarrollos desde la pizarra, cometiendo errores graves utilizando premisas básicas: “Necesito defender, meto centrales. Necesito atacar, meto delanteros”. Una lectura muy básica de los partidos, a lo que le agrega sus fallos a la hora de realizar cambios. Utilicemos el partido contra el Levante como ejemplo:

Los cambios de Ronald Koeman contra el Levante

-El primer cambio es el ingreso de Sergi Roberto ante la lesión de Ronald Araújo. El español entró en una posición que no conoce y a un rendimiento muy bajo, teniendo en cuenta que todavía no rinde a su nivel natural debido a todo el tiempo que estuvo fuera de las canchas.

-El segundo cambio, y con el resultado a favor, mete a Óscar Mingueza por Pedri para que juegue de central y colocar a Sergi Roberto como mediocampista. Mete a un central por un mediocampista para jugar con su tercera línea de tres diferente en el partido y defender, cuando tenía la oportunidad de buscar otro gol para estar más tranquilo.

-Después hizo un doble cambio con el ingreso de Sergiño Dest y Martin Braithwaite por Ousmane Dembélé y Antoine Griezmann. Descompone a su equipo, sacando a dos de sus mejores atacantes, con solo un gol de ventaja. El gol del empate llega un minuto después.

-El último cambio fue Riqui Puig por Sergi Roberto, quien entró al minuto 46. Mete al joven en un momento complicado, con solo 5 minutos por jugar y en un contexto donde no tiene mucho tiempo para brillar. El único delantero de nivel era Messi y así era imposible conseguir el gol.

La lectura del juego de Ronald Koeman le ha costado al Barcelona la oportunidad de ganar La Liga, y esta es una dinámica que se ha repetido durante toda la temporada, demostrando que todavía está lejos de ser un entrenador de primer nivel europeo y que, en estos momentos, no está listo para dirigir al FC Barcelona.

Últimas noticias

Comentarios recientes