La obra de arte del entrenador revelación de la Liga Española

El técnico alicantino ha tenido que pasar por categorías muy bajas antes de poder exhibirse en Primera

Los jugadores, celebrando un gol (Getafe CF) Los jugadores, celebrando un gol (Getafe CF)

Pepe Bordalás es un referente, un ídolo, un héroe. No para mí, sino para el fútbol modesto y semiprofesional. El técnico alicantino es el ejemplo en vida de que, sin que nadie te regale nada, es posible llegar a todo con trabajo y acierto. Su Getafe CF es una auténtica obra de arte.

Sin ser el equipo más virtuoso de la historia, el cuadro azulón es un equipo agresivo, contundente, que sabe perfectamente a qué juega y que lo hace a la perfección. Valientes en la presión e impecables en defensa organizada, el Getafe es un equipo tremendamente vertical y que domina como pocos lo que implica ser competitivo. Es un equipo de autor.

Y en mi opinión, su arquitecto es quien más se merece el monumento. Tras pasar por modestos como el Alicante, el Eldense, el Benidorm, el Novelda, el Hércules, el Alcoyano, el Elche y el Alcorcón, Bordalás logró ascender en 2016 al Alavés y en 2017 al Getafe, con el que consiguió sentarse por vez primera en un banquillo de LaLiga. Un año y medio después de aquello, el entrenador alicantino ha demostrado que ni es casualidad que esté en la élite ni es puntual que su equipo funcione tan bien. Es de los mejores de España.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes