Había que darle mordiente a LaLiga de la manera que fuera

OPINIÓN / Los robos cometidos a Real Valladolid y Atlético de Madrid ponen de manifiesto la intención de los árbitros y sus mandamases

Había que darle mordiente a LaLiga de la manera que fuera "Foto: La República" Había que darle mordiente a LaLiga de la manera que fuera "Foto: La República"

Lo que sucede en el fútbol español es de auténtica traca. Se lo cuentas a alguien que viva ajeno a todo este mundo y se piensa que eres un exagerado, pero ni mucho menos. Se supone que es la élite del fútbol nacional, pero parece más bien categorías de alevines en la que los árbitros conocen a los jugadores y los dirigentes manipulan los hilos para que acabe sucediendo exactamente lo que ellos quieren que pase.

En este caso, las víctimas son claras y con nombres propios muy evidentes: Real Valladolid y Atlético de Madrid. Lo que se ha visto sobre algunos de los terrenos de juego del fútbol español este fin de semana es directamente vergonzoso, no se puede contemplar desde el punto de vista de la lógica y de la razón. Muy lógico y entendible el cabreo de los aficionados de los equipos afectados, y es que no es para menos.

Todo comenzó en la jornada de fútbol del sábado cuando el Sevilla FC, ya sin aspiraciones más que mantener esa cuarta plaza, recibía al Atlético de Madrid, el líder de LaLiga que debía mantener su ventaja con respecto a los dos perseguidores, FC Barcelona y Real Madrid. El resultado de ese encuentro fue de 1-0, una derrota vital en la carrera por la consecución del título de LaLiga. Y además, ese gol recibido por los colchoneros y que acabó con un punto menos en el casillero de los rojiblancos, venía de una mano muy evidente de Lucas Ocampos que no se revisó en el VAR y que habría dejado el 0-0 en el electrónico.

Ahora bien, partiendo de la base de que el Atlético de Madrid fue perjudicado por las actuaciones arbitrales, lo único en forma de esperanza que le quedaba a los colchoneros era esperar que el FC Barcelona no ganase su encuentro ante el Real Valladolid, pero de eso se encargaron desde mucho más arriba que el terreno de juego.

Un robo escandaloso

El Real Valladolid firmó un encuentro muy pero que muy serio, apostando por una defensa muy junta, por la consistencia de sus defensas centrales, por los contraataques y los centros laterales en la portería de Marc-André ter Stegen.

Pero, más allá de cómo decidiera jugar el Real Valladolid, lo que está claro es que los de Pucela consiguieron generar peligro, tanto que debieron recibir un penalti a favor por unas manos muy claras de Jordi Alba que ni el colegiado de campo ni el encargado del VAR quisieron pitar. Y hay que remarcar ese verbo querer, porque claramente lo vieron y fue algo premeditado.

Para más inri, mientras el equipo seguía batallando para poder sacar al menos un punto de un campo tan complejo como el Camp Nou, el señor Jaime Latre decidió que una entrada sin mayores consecuencias fuese una roja directa, para dejar aún más mermado al equipo sobre el terreno de juego.

Dos robos en dos días, demasiado evidentes, por lo que cuesta no pensar mal. ¿El motivo? Había que apretar la zona alta de LaLiga, no se podía dejar pasar la oportunidad de que los 3 equipos de arriba se ajustaran. Cuanta más competitividad, más dinero para LaLiga, más televisiones pagando, más gente pegada al televisor...

Es muy sencillo de entender, el problema es que los que ganan con este tipo de actuaciones siempre son los mismos, y los que pierden igual, siempre son los de abajo en la tabla. Cada vez da más asco el fútbol español, un campeonato demasiado modificado por los mandamases de LaLiga.

Últimas noticias

Comentarios recientes