Los grandes tiranos del fútbol mundial

‘Torturadores’ de vestuarios sin piedad con sus compañeros al estilo Michael Jordan

El documental ‘The Last Dance’ sigue dando mucho juego en las últimas semanas. Los últimos dos episodios mostraron el peor lado de Michael Jordan, capaz de llevar al extremo su competitividad, no mostrando ningún tipo de piedad en el trato con algunos de sus compañeros.

En el fútbol también hay varios tiranos, que en su afán competitivo machacaban continuamente a sus compañeros. Entrenadores y jugadores de nuestro fútbol con la etiqueta de auténticos ‘torturadores’, hasta el punto de convertirse en el compañero que nadie quiere tener. ¿El fin siempre justifica los medios?

- José Mourinho: un ejemplo claro del “conmigo o contra mí”. Fue capaz de convertir a una leyenda en un topo. No sólo Casillas, otros futbolistas como Pedro León sufrieron sus métodos. Nadie discute que sea un ganador, pero las formas no siempre han sido las correctas para llegar al éxito.

- Cristiano Ronaldo: no se puede decir que sea un mal compañero, pero su afán competitivo le llevaba a la pataleta fácil. Demasiadas recriminaciones públicas y gestos visibles cuando un compañero no le pasaba el balón o no lo hacía correctamente. Perfeccionista que exigía la misma perfección en los demás.

- Louis Van Gaal: En este caso, su cabezonería era su peor enemigo. En el Barça se empeñó en hacerle la vida imposible a Riquelme. Llegó a quitarle el brazalete de capitán a Van Bommel y su episodio más rocambolesco que circula por la red fue cuando le enseñó ‘los testículos’ a Luca Toni.

- Zlatan Ibrahimovic: Un caracter especial. Seguramente el jugador al que todo entrenador teme dirigir. Ni Guardiola fue capaz de ponerle en vereda, también con un claro problema de egocentrismo. Tampoco es un compañero fácil y llegó a protagonizar una pelea con Onyewu durante su estancia en el Milan.

- Mario Balotelli: Mal compañero, pero por otros motivos que no tienen que ver con la tiranía. Un caracter indomable, por momentos pasota, indisciplinado y egoísta. Un jugador de los que en un vestuario suma poco y resta demasiado. Un talento perseguido por polémicas hasta el punto que el personaje ya es más conocido que el futbolista. A Michael Jordan no le hubiese durado dos entrenamientos.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Lille y Nantes jugarán mañana su correspondiente encuentro de la Ligue 1

Últimas noticias

Comentarios recientes