La gran incongruencia del Valencia

El objetivo del club no se corresponde con la relación entre entradas y salidas estivales

Dejado atrás el mes de agosto, del que resulta imposible obviar que no ha sido el mejor de la historia del Valencia CF, es hora de hacer balance y valorar la coherencia de los fichajes cerrados por el conjunto ‘ché’. Si rendirán mejor o peor el tiempo lo dirá, intentar adivinarlo sería una pérdida de tiempo, pero sí que es obvio que la relación entre lo que se dijo y lo que evidencian las incorporaciones estivales es todo menos ilusionante.

“Es el lugar en el que el Valencia debe estar y es el objetivo que el propio club ya ha definido claramente y en el que todos estamos a una. El objetivo es entrar en Champions y ahora debemos trabajar en consecuencia para conseguirlo”, afirmó Pako Ayestarán en pretemporada, cuando fue requerido por las metas que había fijado al vestuario del primer equipo blanquinegro. Nada más lejos de la realidad, y fichajes al margen, el Valencia suma 0 puntos de 6 en Liga tras las derrotas frente a la UD Las Palmas y a la SD Eibar. Con un balance de dos goles a favor y cinco en contra. Muy lejos del optimismo y la ilusión, sin duda alguna.

Las incorporaciones, a su vez, tampoco son para tirar cohetes. La entidad valencianista se ha desprendido de hombres de la trascendencia de Shkodran Mustafi, Javi Fuego, André Gomes, Sofian Feghouli, Antonio Barragán, Álvaro Negredo y Paco Alcácer, integrantes de la columna vertebral ‘ché’ de las últimas temporadas y, en su lugar, ha incorporado a futbolistas como Martín Montoya, Mario Suárez, Munir El Haddadi, Ezequiel Garay, Álvaro Medrán, Nani y Mangala. Buenos nombres, sí, pero en ningún caso ni tan trascendentes ni con tanto futuro como los anteriormente citados.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Real Valladolid y Levante jugarán mañana viernes en el José Zorrilla

Últimas noticias

Comentarios recientes