Foto Análisis | Los comportamientos defensivos del Villarreal

El Submarino Amarillo es uno de los equipos que mejor ha rendido desde el regreso de La Liga después del parón por el COVID-19.

Los comportamientos defensivos del Villarreal | FOTO: VILLARREAL Los comportamientos defensivos del Villarreal | FOTO: VILLARREAL

El Villarreal es uno de los equipos que mejor ha rendido de La Liga después del parón. 10 puntos de 12 posibles y su ascenso a puestos de clasificación a competiciones europeas, son los frutos que han obtenido los dirigidos por Javi Calleja. Una de las principales razones de tan buenos resultados es el funcionamiento defensivo que está teniendo el equipo y que tan solo ha recibido dos goles en los cuatro partidos que ha disputado en las últimas semanas.

Por esa razón, hemos realizado un análisis acerca del funcionamiento colectivo defensivo del Villarreal y como ha conseguido minimizar el ataque de sus rivales y, al mismo tiempo, sentirse más cómodo durante el desarrollo de los partidos.

Los tres rasgos defensivos del Villarreal:

-Sistema: El Submarino Amarillo utiliza el 4-4-2 como módulo táctico principal, con el que consigue priorizar un orden sin pelota y un bloque defensivo solido con dos líneas de cuatro muy juntas sea tanto para presionar como para replegar. A la hora de replegar, el Villarreal realiza basculaciones ordenadas, con las que consigue minimizar los espacios al rival en el carril interior y, al mismo tiempo, doblegar las marcar en los costados, con los descensos de los extremos.

En este sentido, las actuaciones de Pau Torres y Raúl Albiol son claves a la hora de defender el área y poder minimizar el poder de acción de los delanteros rivales, sin olvidarnos de como compensan cuando el rival ataca las espaldas de los laterales.

-Presión en rombo: El Villarreal realiza una presión alta agresiva que tiene como intención forzar al rival a jugar a los costados y apretar cuando la pelota llega a los costados. Para ello, Javi Calleja promueve un rumbo en la zona de volantes con el que consigue cerrar el carril interior con diferentes alturas. Los extremos fungen como interiores y uno de los volantes defensivos se sueltan para presionar como una especie de enganche.

-Marcaje individual: Si no funciona la presión, el Villarreal comienza activar una presión intensa al hombre para forzar el error y poder recuperar la pelota lo más cerca del arco contrario. Aal igual que en la presión en rombo, el conjunto de Calleja busca aumentar la intensidad cuando la esférica llega a la banda y el rival tiene más limitaciones para girar para desahogar su circulación de la pelota. De no tener resultados, se activa de manera inmediata el repliegue y el bloque vuelve a organizarse. Un trabajo automatizado y que le ha traído muchos frutos.

Pese a que parezca complicado que pueda mantener el ritmo y que pueda soñar con clasificar a la Champions League, el Villarreal es uno de los equipos más entretenidos desde el regreso del fútbol por el parón y, a largo plazo, parece ser un equipo que, a partir de sus rasgos defensivos, va a competir contra los mejores y les generará muchos problemas.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes