Nunca estaréis a la altura de Villalibre

OPINIÓN - El ‘Búfalo de Guernika’ sigue transmitiendo los mejores valores cuando se gana y cuando se pierde

Nunca estaréis a la altura de Villalibre. Foto: Twitter Nunca estaréis a la altura de Villalibre. Foto: Twitter

A su corta edad (23 años), Asier Villalibre Molina ha tenido que trabajar y mucho para ser uno más en la plantilla del club de su vida. Entidad que quizá aún le infravalora deportivamente, tanto la directiva como el cuerpo técnico. Porque está claro que Villalibre no es ni Messi ni Cristiano Ronaldo. Pero también es cierto que esta campaña ha merecido mucho más minutos de los que realmente ha disputado.

Y no, no lo digo yo. También lo asegura un mito del Athletic y del fútbol español como Julio Salinas: "Es el único delantero del Athletic, lo que es delantero centro, delantero de área, rematador, otra cosa es que tú quieras poder a Williams de delantero centro o jugar de otra manera. Asier, cada vez que ha jugado lo ha hecho bien".

No obstante, el debate no se centra en este problema. Lo que me ha dejado patidifuso en la noche del sábado al domingo es el terrible ‘hate’ que ha recibido este obrero del gol, tras la dolorosa derrota en la segunda final de la Copa del Rey perdida en 15 días.

Un profesional ejemplar

Los aficionados culés se la tenían guardada por lo vivido en enero en Sevilla, tras la consecución de la Supercopa de España por el equipo vasco. Asier Villalibre fue el gran protagonista de aquella final por su gol, su trompeta y por su encontronazo con Leo Messi. Por ello, cierto sector de la afición blaugrana tenían muy presente aquella noche y se lo recordaron al ‘Búfalo de Guernika’ a través de redes sociales.

“Tócamela Villalibre”, “Saca la trompeta ahora Villalibre” o “Villalibre tocará alguna trompeta esta noche, eso seguro”, fueron algunos de los muchos sarcásticos y desafortunados tweets que se pudieron leer a lo largo de la noche. Sin embargo, estos aficionados se quedan con la mofa de la trompeta, cuando el propio jugador desde la humildad que le caracteriza quiso celebrarlo de esa forma con sus compañeros. Ni siquiera estos aficionados prefirieron atizar antes que ‘quitarse el sombrero’ con los aplausos del propio Asier Villalibre, mientras que Messi levantaba la Copa del Rey junto a sus compañeros.

Pero claro, ya sería pedir demasiada clase en un mundo del fútbol que en muchas ocasiones llega a ser insano por el comportamiento de ciertos sectores. Sigan riéndose de un profesional como la copa de un pino, que él seguirá estando a otro nivel con su elegancia en la victoria y en la derrota.

Últimas noticias

Comentarios recientes