Lo que el barcelonismo no ve o no quiere ver sobre Miralem Pjanic

ANÁLISIS: Los motivos por los que no es el fichaje que necesita el Barça

Pjanic será culé en los próximos días Pjanic será culé en los próximos días

A falta de oficialidad, Miralem Pjanic será jugador del Barça la próxima temporada. A priori, un jugador contrastado y de garantías, pero en la práctica, el jugador balcánico está evidenciando un claro declive que en Barcelona sólo puede aumentar.

Sacrificar una pieza de futuro como Arthur por un jugador de rendimiento inmediato pero lejos de su mejor fútbol, es un auténtico error se mire desde el punto de vista que se mire. En el siguiente análisis, vamos a anticipar los motivos por los que es un fichaje con aroma a fracaso.

DECLIVE

Pocos se atreven a planteárselo, pero la actual temporada es la primera dentro de un declive que por edad, tenderá a ser progresivo. Pjanic ha vivido su año de menor incidencia en la Juventus y tanto los números como las sensaciones avalan esta realidad.

El declive se aprecia en aspectos concretos como el decrecimiento al pisar la zona de tres cuartos, pérdida de trascendencia a la hora de crear ocasiones y goles, papel más estático a nivel posicional y presiones mal tiradas con riesgo de partir a su equipo.

Es un hecho que Pjanic pisa mucho menos la zona de tres cuartos. Una tendencia que se observa a las claras analizando sus mapas de calor comparativos en las últimas temporadas. Ahora se trata de un jugador menos profundo, con menor peso en la salida de balón.

ESTADÍSTICAS

Esta realidad se manifiesta en una pérdida de relevancia a la hora de generar ocasiones y goles. Hace tres temporadas, Pjanic firmó 5 goles, 8 asistencias y 10 ocasiones creadas por partido. La temporada pasada se quedó en 2 goles, 6 asistencias, y 8 ocasiones generadas por partido. En la actual, lleva 3 goles, 2 asistencias y una ocasión creada por encuentro. El bosnio ha decaído justo en un periodo donde su equipo apuesta más por la posesión de balón, lo que puede ser un indicador de su papel en el Barça, donde el dominio del juego es básico y para no ser intrascendente Pjanic deberá encontrar las formas de ser vertical. Algo que Arthur no ha conseguido en dos temporadas.

Que Pjanic juegue desde una lejanía del área tan clara, no pise el último tercio del campo, ya no se le vea deambular por la frontal y deje de dar pases que rompen líneas, han hecho que sea su año más bajo. Se ha convertido en un jugador que sólo corre en horizontal para general ventajas por banda, donde el Barça suele crear peligro cuando actúa por sorpresa y no cuando provoca superioridades.

Pjanic sigue leyendo rápido el juego y en un 90% de sus intervenciones responde a uno, dos o tres toques, pero su escaso movimiento resulta alarmante y en el fútbol moderno seguir la jugada es un aspecto vital para lograr efectividad.

ASPECTO DEFENSIVO

El Barça es un coladero, y Pjanic no llega para aportar soluciones defensivas, más bien al contrario. No se discute que en este aspecto pueda incluso ser algo mejor que Arthur, pero en su declive se aprecia como el bosnio se ha vuelto más lento e impulsivo a la hora de presionar, aumentando sus errores y descoordinaciones dejando espacio a su espalda, que es justo a lo que juegan los rivales del Barça.

En resumen, se trata de un buen jugador que posiblemente ya haya jugado los mejores partidos de su carrera. Estas carencias las puede compensar por experiencia, pero quién piense que el Barça ficha un cambio de estilo drástico está muy equivocado. El análisis se ha realizado en función de un completo y argumentado hilo en twitter del experto en fútbol italiano @JosRodriguez37.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Krasnodar y PAOK disputarán mañana martes su compromiso de la UEFA Champions League

Últimas noticias

Comentarios recientes