El Barça sigue sufriendo el legado de Braida

El -nulo- trabajo del ex-director del área de scouting del Barcelona sigue afectando al equipo

Ariedo Braida y el lastimoso legado que dejó al Barça Ariedo Braida y el lastimoso legado que dejó al Barça

Pocas personas en el mundo del fútbol han recibido tanto por tan poco como es el caso de Ariedo Braida. Este hombre fue elegido como director del área de scouting del Barça gracias a Josep María Bartomeu, así como le nombraron asesor internacional del club. De él hablaban maravillas en Milán y querían usar su gran conocimiento del fútbol internacional y las geniales relaciones que tenía con las secretarías de medio mundo. A día de hoy y varios meses después de su marcha, el equipo blaugrana sigue sufriendo el legado de Braida, que no solo debilitó al club en los últimos años sino que ayudó a potenciar a su máximo rival, el Real Madrid.

Los que conocen a Braida, como Josep María Minguella, hombre conocido en Barcelona, dicen de él que no hacía absolutamente nada. Se pasaba todo el día en su despacho tomando café y aprovechaba sus viajes para pasearse con sus trajes caros y seguir haciendo contactos sin preocuparse en el seguimiento de jugadores que el departamento hacía el scouting. Contaba Minguella en una entrevista a Radio Catanlunya que el día que le ofrecieron su renovación hasta 2021 pensaba que el club, que le había citado en los despachos, iba a despedirle. Cuando le ofrecieron la renovación, ni él mismo se lo creía. La falta de responsabilidad dentro de la directiva del Barça es mayúscula.

Braida fue despedido el pasado verano de 2019 después del tremendo despropósito que fueron sus fichajes de invierno al traer a Kevin-Prince Boateng y Jeison Murillo. Mientras mandaba a jugadores jóvenes de talento como Paquetá al Milán, al Barcelona traía las sobras de las sobras. En Italia los comentarios eran de risa sobre si Braida no estaba trolleando al equipo culé al llevar a esos jugadores que carecían de nivel para jugar en un equipo liderado por Messi y dispuesto a ganar todas las competiciones.

Aparte de la tremenda falta de gestión de Braida y de los fichajes, algunos vergonzosos, que logró traer en su época dentro del club, se ha destapado la ausencia de acción por su parte que hizo que al FC Barcelona se le escaparan fichajes que hoy podrían haber sido de gran ayuda. El último gran escándalo ha sido Fede Valverde y es que el vicepresidente de Peñarol, Rodolfo Catino, en una entrevista reciente, sacó a la luz que el Barça, de la mano de Braida y Pep Segura (otro que tal), estuvieron lentos a la hora de intentar fichar al uruguayo cuando destacó en las categorías inferiores.

Cuenta Catino que el Barça llevaba mucho tiempo siguiendo al centrocampista y que cuando Braida y Segura vinieron a por él, hicieron una oferta irrisoria y que se mostraron "lentos" a la hora de reaccionar cuando llegó el Madrid para poner encima de la mesa los 5 millones de euros que pedía Peñarol. Las consecuencias han sido nefastas. Valverde hoy día valdría cerca de 100 millones y brilla con fuerza en el once de Zidane, donde es un fijo, mientras el Barça rastrea sin éxito el mercado para tener a un jugador de su perfil en la plantilla.

No fue Valverde el único futbolista que se le escapó a Braida, rumbo a Madrid. Muy sonado fue también el caso de Marco Asensio. Tenían todo hecho con el mallorquín, hasta fijadas las condiciones del contrato cuando llegó el Madrid y les adelantó por la derecha para llevarse al extremo que ha sido clave en las últimas Champions del equipo blanco. Odegaard fue otro futbolista que el área de ojeadores del Barça venía siguiendo con buenos informes y que no supo frenar la llegada del Madrid.

Los merengues, liderados por Florentino, tienen un área de scouting que funciona a la perfección y saben jugar muy bien sus cartas, habiendo fichado a casi una decena de grandes jóvenes jugadores que a día de hoy brillan por media Europa, algunos en su club como Vinícius, Rodrygo o el propio Valverde (a la espera de otro crack como Reinier), y otros como Achraf, Odegaard, Ceballos o Kubo, en otros equipos. Ver su modelo, comparado con el del Barça de Bartomeu en los últimos años simplemente da risa. Las diferencias en el campo (cuatro de las últimas seis Champions) se empiezan a marcar desde los despachos y los éxitos del Madrid no vienen por casualidad. Messi no es suficiente cuando el Barça tenía en Braida a su peor enemigo dentro del club y lo peor de todo es que aún sigue sufriendo los estragos de su legado.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Betis y Real Madrid disputarán mañana un nuevo encuentro de LaLiga Santander

Últimas noticias

Comentarios recientes