Análisis: Rodrigo de Paul, la última pieza del rompecabezas del Cholo

Analizamos el fichaje del mediocampista argentino por el Atlético de Madrid, en uno de los movimientos más importantes de todo el verano en Europa.

Análisis: Rodrigo de Paul, el fichaje ideal para el Cholo Análisis: Rodrigo de Paul, el fichaje ideal para el Cholo

El fichaje de Rodrigo de Paul por el Atlético de Madrid es un hecho. Después de varias semanas de espera y que terminara la actuación de Argentina en la Copa América de Brasil 2021, el mediocampista ha concretado su regreso a La Liga después de unos grandes años en el Udinese de Italia, donde se consolidó como uno de los mejores jugadores de la competición.

Rodrigo de Paul, de 27 años, tendrá su segunda oportunidad en España después de años complicados en el Valencia CF, donde sólo disputó 44 partidos y decepcionó a todos en Mestalla. Pero todo eso ha quedado en el pasado. Ahora llega como uno de los mejores jugadores de la Serie A y como una de las piezas más importantes de la selección argentina de Lionel Scaloni que se coronó campeona de América hace un par de días, y no como la promesa que fue en su momento.

El Atlético de Madrid cierra una incorporación estelar y, posiblemente, la mejor del mercado de fichajes de verano en España. De Paul es 100% cholismo. Un futbolista que comprende todo lo que promulga la idea de Diego Pablo Simeone y que le da un plus de calidad en otros registros, agregando que su polivalencia es clave para que el conjunto colchonero pueda adaptarse a diferentes contextos de los partidos. Y, a diferencia de su primera etapa en España, llega como un jugador mucho más maduro, que sabe explotar otros registros y que es más coral a la hora de intervenir en el juego.

A nivel de sistema, De Paul encaja en las dos estructuras principales que utilizó Simeone en la temporada. Tanto en el 1-3-4-2-1 (1-3-5-2) como en el clásico 1-4-4-2 de toda la vida del entrenador argentino en la capital española.

¿Dónde encaja De Paul en el Atlético de Madrid?

.1-3-4-2-1 o 1-3-5-2: Puede jugar tanto al lado de Koke Resurrección, con mucha más libertad para subir y ser agresivo aprovechando que tiene tres centrales a sus espaldas, y hasta actuando por detrás del nueve, pero con responsabilidades a diferentes alturas de la cancha. Más como un interior que como un mediapunta, pese a que también es un jugador que tiene mucho gol y pase gol. Anotó nueve goles y dio 11 asistencias en 38 partidos con el Udinese la temporada pasada, jugando como mediocentro, interior y enganche.

.1-4-4-2: Puede jugar en el doble pivote y abierto en una banda, aprovechando que tendría laterales agresivos que le facilitarían jugar por dentro. Más cerca del área rival, pero tampoco desligándose de las fases creativas del juego. Durante toda su carrera tuvo la oportunidad de jugar abierto en banda izquierda (59 partidos) y en banda derecha (42 partidos), por lo que la banda no es una limitante para él, aunque su mejor versión se está viendo en este momento en el carril central.

Su encaje con Koke y Marcos Llorente en el mediocampo, en la previa, está hecho a la medida. Un futbolista que puede jugar tanto abajo como arriba, por dentro y por fuera y con la calidad necesaria para apoyar en la construcción. A nivel defensivo es pura garra y concepto, no da una pelota por perdida, es muy ordenado y le gusta saltar a presionar. En el partido contra Brasil dejó una exhibición sin pelota y demostró que tiene todos los argumentos para ser una pieza diferencial desde las sombras.

El único “pero” de su fichaje será el rol que le dará Simeone y ver qué tanto puede replicar en España lo que ya hizo en Italia. Pero, más allá de ese pequeño detalle, las expectativas son muy altas con el regreso de Rodrigo de Paul a La Liga y más en un Atlético de Madrid que está viviendo una reconstrucción a nivel estructural, estilística y de nombres.

Últimas noticias

Comentarios recientes