Análisis | El Real Betis y sus problemas estructurales

El conjunto verdiblanco no ha logrado mostrar su mejor rendimiento en lo que va de temporada.

Análisis | El Real Betis y sus problemas estructurales | FOTO: BETIS Análisis | El Real Betis y sus problemas estructurales | FOTO: BETIS

A solo días del regreso de La Liga, es momento de hacer un análisis de como venían jugando los diferentes equipos de La Liga y los diferentes rasgos, sean positivos o negativos, que habían mostrado en los encuentros previos al parón debido a la pandemia mundial del COVID-19. Comenzamos con el Real Betis Balompié que, pese a tener una de las plantillas más interesantes y llena de talento, ha quedado a deber a nivel colectivo lo que, al mismo tiempo, se ha reflejado en los resultados.

El conjunto verdiblanco, dirigido por Rubi, es un equipo que busca dominar a través de la posesión de la pelota (54% de promedio en lo que va de Liga) pero que todavía no ha logrado definir sus intenciones. Por esa razón, más allá de tener conseguir tener la pelota la gran mayoría del tiempo en cada uno de sus encuentro, tan solo ha anotado 38 goles en 27 encuentros pese a tener mucho talento en el último tramo de la cancha (Borja Iglesias, Nabil Fekir, Sergio Canales, Joaquín).

Al mismo tiempo, lo que también evidencia los problemas de estructura que tiene, sufre mucho en cada perdida de pelota, generado siempre un retroceso deficiente, lo que significa que deja muchos espacios. En su inicio del juego (que ha involucionado con el pasar de las jornadas), si no consiguen progresar de manera efectiva, siempre terminan dejando muchas dudas en cada perdida y forzando a sus jugadores a descender para refugiarse cerca de su portería.

Debido a los problemas en la fase inicial y a la ausencia de un mediocampista de primera línea capaz de generar superioridades a partir de la pelota, Sergio Canales se vio obligado a retroceder su posición para ser una pieza más para sacar la pelota desde el fondo y llevarla a campo rival, lo que es negativo teniendo en cuenta que se aleja de la zona donde hacer más diferencias (cerca del área rival). Lo que se evidencia debido a que el contexto no le compensa en las zonas que abandona.

Pero, pese a ese retroceso, Canales consigue facilitar la primera fase del proceso de progresión y llevar la pelota a la principal estrella del equipo: Nabil Fekir. Cuando el francés y el español se relacionan a partir de la pelota, el Betis consigue mostrar su mejor versión en ofensiva. Circulación rápida de la pelota y generar espacios en la defensa rival. En este contexto, destaca la presencia de Álex Moreno, lateral izquierdo quien es quien fija por fuera, entrega amplitud al ataque y que, con ventajas, es quien termina centrando o rematando la jugada.

Pero, pese a la capacidad que tienen para generar superioridades por la banda izquierda, en el costado opuesto deja mucho que desear. No existe un plan con el que se intente superar presiones/bloques rivales. Lo que obliga a los ofensivos a retroceder, buscar espacios en los intervalos e ir sumando descargas y desmarques.

En este sentido, el Betis ha demostrado ser un equipo que ha llegado a la última parte de la temporada con muchos problemas estructurales y tácticos que, durante la presente temporada, ha generado que el equipo esté lejos de competir por clasificar a competiciones europeas y parece que eso no ocurrirá en este curso, a menos que pueda comenzar a ganar desde ahora.

Últimas noticias

Comentarios recientes