Afición Mundial Sudáfrica: ¿Consecuencias inevitables?

Estrellas consagaradas del fútbol europeo han abandonado el Mundial de Sudáfrica por la puerta de atrás, duramente criticados por una afición que esperaba otra cosa de ellos. Nicolas Anelka insultó ferozmente a Domenech por no dejarlo en el campo, Fabio Cannavaro le echó la culpa al proyecto italiano, Wayne Rooney pareció pesarle la camiseta inglesa y Cristiano Ronaldo no hizo más que quejarse. La pregunta del millón es: ¿cómo serán recibidos en sus respectivos clubes cuando termine la Copa del Mundo?

Estrellas consagaradas del fútbol europeo han abandonado el Mundial de Sudáfrica por la puerta de atrás, duramente criticados por una afición que esperaba otra cosa de ellos. Nicolas Anelka insultó ferozmente a Domenech por no dejarlo en el campo, Fabio Cannavaro le echó la culpa al proyecto italiano, Wayne Rooney pareció pesarle la camiseta inglesa y Cristiano Ronaldo no hizo más que quejarse. La pregunta del millón es: ¿cómo serán recibidos en sus respectivos clubes cuando termine la Copa del Mundo?

Ya se bajaron del Mundial cuatro selecciones catalogadas en la antesala como "candidatos a pelear los primeros puestos". No solo que se fueron, sino que decepcionaron a sus aficionados, pues terminaron eliminadas de la peor manera. Francia e Italia dieron la nota tras quedarse en primera fase, Inglaterra se comió una goleada histórica con Alemania y Portugal no echó el resto ante una España que, pese a ser mucho más, nunca dejó de estar un gol arriba.

Todo esta mezcla de tristeza, dolor y furia que recorre el cuerpo de los aficionados se potencia aún más cuando estos recuerdan que sus estrellas no estuvieron a la altura de las circunstancias. El francés no solo sufre la temprana eliminación de su selección, sino también la falta de compromiso en figuras como Nicolas Anelka, quien optó por priorizar el orgullo en detrimento del privilegiado lugar que le había otorgado la selección de su país. El delantero se equivocó al decirle "hazte dar por el culo" a Domenech, aunque la federación gala le concedió la posibilidad de retractarse. Pero no, no hubo caso: Anelka no pidió perdón y el circo francés abrió sus puertas al público mundialista.

Seguramente en Francia no lo quieran ver ni en cromos al Puma Anelka después de su mal comportamiento con la selección. Y la lista de la decepción se amplía con Ribery y Gourcuff, dos hombres que poco hicieron para "salvar" a su país en Sudáfrica. En Italia ocurre lo mismo con Cannavaro y Gattuso, otras de las apuestas que se perdieron en un abrir y cerrar de ojos. El italiano sigue triste por no haber siquiera pasado la primera fase, aunque su tristeza se transforma en ira cuando recuerda las declaraciones del "capitano" tras la derrota ante Eslovaquia. Cannavaro no supo llevar la bandera de la autocrítica y salió a disparar al proyecto futbolístico de Italia y, lo que es peor, a todos sus compañeros, sabiendo que cometió uno de los errores defensivos más feos del Mundial.

En tierras inglesas también están que explotan con la eliminación de su selección, que tuvo como principales puntos flojos a la defensa y a Wayne Rooney. Este último llegó a Sudáfrica como un príncipe con potencial de rey y se terminó yendo como un plebeyo. No solo que no convirtió ningún gol: tampoco se pareció al del Manchester United, donde es ídolo indiscutido. Por el lado de Portugal se potenció más esa ausencia del fenómeno, ya que Cristiano Ronaldo no mostró absolutamente nada en toda la cita mundialista. Su último encuentro ante España fue más que paupérrimo, pues solo se dedicó a desplomarse en el mediocampo y a poner cara de niño impotente, cuando todo un país esperaba que eche el último resto. Otro luso que se convirtió en objeto de críticas fue Simao Sabrosa, un genio que se fue cayendo hasta ¿tocar fondo? con su selección en Sudáfrica.

Todos los fracasos individuales retumbaron en la afición a nivel de selecciones, aunque aún es una incógnita cómo será el comportamiento de los seguidores a nivel de clubes. El Chelsea no tiene nada que ver con la selección de Francia, pero el fanático blue puede sentir esa falta de compromiso del Puma Anelka como propia. Cristiano Ronaldo es el jugador estrella del Real Madrid, aunque su pésima actuación con Portugal podría ponerlo en tela de juicio de aquí en más, pues a nadie le gusta tener en su club a un jugador que no siente los colores de su selección. El caso de Rooney se hace más palpable, ya que el "niño malcriado" juega en su país natal. El tiempo y los resultados dirán...

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Getafe y Granada se enfrentarán esta tarde de domingo

Últimas noticias

Comentarios recientes