Los primeros rasgos tácticos del Chelsea de Tuchel

El 0-0 solo es muestra de que, pese a la calidad individual, es necesario que Tuchel siga trabajando para poder encontrar la mejor versión de muchos jugadores

Los primeros rasgos tácticos del Chelsea de Tuchel Los primeros rasgos tácticos del Chelsea de Tuchel

El Chelsea empató sin goles ante el Wolverhampton en el primer partido de la era de Thomas Tuchel como entrenador del primer equipo de la entidad blue. Pese a solo tener unos entrenamientos, se pudieron apreciar varios rasgos característicos que diferencian la versión que quiere mostrar el entrenador alemán con la que vimos en los últimos dos años en Stamford Brigde con Frank Lampard.

El 0-0 solo es muestra de que, pese a la calidad individual, es necesario que Tuchel siga trabajando para poder encontrar la mejor versión de muchos jugadores pensando en lo que resta de Premier League y en la serie contra el Atlético de Madrid por los Octavos de final de la UEFA Champions League.

Por esa razón, y teniendo en cuenta que es la primera muestra, hemos hecho un análisis con los primeros rasgos que ha dejado el Chelsea de Thomas Tuchel ante un Wolverhampton complicado y que planteó un partido reactivo que le quitó muchos espacios a los blues.

Los primeros rasgos tácticos del Chelsea de Tuchel

-El sistema: Tuchel apostó por un 3-4-2-1 en su primer partido con la presencia de César Azpilicueta como central derecho, Callum-Hudson-Odoi como carrilero por derecha y la presencia de una doble mediapunta con Hakim Ziyech y Kai Havertz por detrás de Olivier Giroud

-Roles de los jugadores: Con este nuevo sistema, los roles y espacios se repartieron de diferentes maneras. Ziyech y Havertz intercambiaron carriles y alturas para participar en el juego, aprovechando que los dos carrileros fijaban bien por fuera. También vimos a un Kovacic con mucha más libertad para posicionarse más arriba y romper para aportar profundidad en el carril central.

A diferencia de los últimos partidos con Lampard, el Chelsea de Tuchel va a priorizar la buena ocupación de espacios por el carril central e ir ganando altura por la progresión paulatina con la superioridad numérica que generan sus tres centrales más la presencia de Jorginho como mediocentro más posicional.

-Presión tras pérdida: A nivel defensivo vimos a un Chelsea mucho más agresivo cuando perdía la pelota, el objetivo era recuperarla lo más arriba posible y poder construir a partir de la recuperación adelantada. Este rasgo será determinante en la era de Tuchel, teniendo en cuenta que es un entrenador que viene de la escuela alemana actual.

La postura del equipo sin pelota mutaba de un 3-4-2-1 a un 4-4-1-1 para ocupar mejor los espacios y formar dos líneas solidas por detrás de la línea de la pelota.

En la segunda parte vimos varias variantes más como la presencia de Christian Pulisic como carrilero izquierdo. Pero, más allá de todo lo que vimos hoy, es necesario darle más tiempo a Thomas Tuchel en su cargo, teniendo en cuenta que necesita ir recuperando jugadores para incluirlos en su plan y plasmar de mejor manera su plan de juego.

El primer partido sirvió para ir sacando algunas conclusiones pero no podemos quedarnos solo con esto, aunque no falta mucho para la serie contra el Atlético de Madrid, que será clave para medir la evolución del Chelsea.

Últimas noticias

Comentarios recientes