Hoy sí, Eden Hazard

El belga volvió a la titularidad después de un largo periodo, respondió con creces y volvió a sonreír

Hoy sí, Eden Hazard. Foto: webthethao.vn Hoy sí, Eden Hazard. Foto: webthethao.vn

El Real Madrid y Zinedine Zidane parecen tener un problema menos tras el gran partido de hoy de Eden Hazard ante la SD Huesca (4-1).

Todos los focos estaban puestos en la titularidad del belga que, quitando el partido del martes en Champions League ante el Borussia Mönchengladbach, aún no había sido de la partida en el cuadro merengue.

Veinte minutos sirvieron para ver que el extremo volvió en la forma óptima para ser importante en este Madrid. Combinó y encaró como nos tenía acostumbrados, por lo que se intuía que hoy, ante un rival “asequible” y con la mirada puesta en el decisivo encuentro del martes frente al Inter de Milán, Hazard podía entrar en el once titular para ir rondándose. Y así fue.

De nuevo, decisivo sobre el terreno de juego

Cincuenta y nueve minutos de buen fútbol sobre el verde del Alfredo Di Stéfano empiezan a justificar toda la paciencia que ha tenido Zidane con él. El técnico francés nunca ha querido arriesgar con su vuelta, midiendo bien los tiempos de recuperación y su entrada, poco a poco, a la dinámica del equipo. Y Hazard ha respondido.

Una buena primera parte de eslalons y combinaciones era cerrada con el broche de oro de un gol (no marcaba desde hace casi un año – 5 de noviembre de 2019). Corría el minuto 39, cuando, en tres cuartos de campo y entre líneas (donde le gusta actuar), recibió el balón de espaldas para girarse con un gran gesto técnico de tacón y superar así su marca para, posteriormente y sin pensarlo, sacar un latigazo con su pierna izquierda cerca de la escuadra de la portería defendida por Andrés Fernández. Ponía así en ventaja al conjunto blanco y se quitaba, por fin, la espinita.

Pero su actuación no acabó ahí. Minutos antes de abandonar el césped, sobre el 53’ de partido, Hazard comandó un contraataque perfecto para el tanto de Valverde y el consiguiente 3-1. Con un exquisito taconazo superó la línea de presión para continuar triangulando y superando rivales hasta ceder el esférico a Karim Benzema, el asistente del gol.

Una influencia más que directa en el partido y los goles del equipo que, le dan una inyección de moral al propio futbolista, a la plantilla y a la afición para seguir confiando en su fútbol. Y tiene mucho en sus botas.

La competencia por el puesto está con Vinícius, Asensio, Rodrygo y compañía, pero si se pone en forma, le respetan las lesiones y gana en continuidad, el bueno de Eden debe ser, junto a Benzema, el baluarte ofensivo del Madrid de Zizou.

Últimas noticias

Comentarios recientes