Así queda el Barcelona: Un mercado decepcionante

Sólo Griezmann y De Jong ilusionan a la afición del Barcelona de las caras nuevas del verano.

Valverde durante un partido del Barcelona. / rtve.es Valverde durante un partido del Barcelona. / rtve.es

La dirección deportiva del Fútbol Club Barcelona ha estado tan pendiente durante todo el verano de incorporar de nuevo a Neymar Jr que se ha olvidado de lo que de verdad importa, planificar la temporada. La parroquia del Camp Nou se dividió a lo largo del mercado estival entre los 'Neymaristas' y los 'anti-Neymar', creando una especie de guerra civil que han ganado los segundos gracias a la ambición económica del jeque del Paris Saint Germain, Nasser bin Al Khelaïfi.

El primer jugador en llegar al Barcelona fue Frenkie De Jong, que fue presentado como nuevo jugador en el mes de enero, pero no fue jugador del Barcelona hasta finalizar la temporada con el Ajax, en la que estuvo a punto de jugar la final de la UEFA Champions League. Después del holandés llegó el francés, Antoine Griezmann, por quien el club azulgrana desembolsó 120 millones de euros y fue muy cuestionado, aunque sólo necesitó un partido en el Camp Nou para espantar las dudas sobre su fichaje. También llegaron al Barça, para quedarse, Neto Murara, que formó parte de un trueque con el Valencia por Jasper Cilessen, y Junior Firpo, para reforzar el carril zurdo, hasta entonces sólo ocupado por Jordi Alba.

Los encargados de realizar los fichajes en Can Barça han hecho caso omiso a las peticiones de la afición culé. Ni un delantero referencia para sustituir a Luis Suárez, que ya está en su recta final a máximo nivel, aunque tiene fútbol para rato, ni un creador de fútbol que pueda dar descanso a Ivan Rakitic, ni un central que se convierta en el relevo generacional de Gerard Piqué. Un jugador por línea era lo que pedía la parroquia de la ciudad condal, pero en las mentes de la dirección deportiva sólo había un nombre: Neymar Junior.

El mercado ha bajado su persiana y el Barcelona se encuentra frente a una nueva temporada con una plantilla casi idéntica a la que cerró la pasada temporada viendo cómo el Valencia levantaba la Copa del Rey en el Benito Villamarín de Sevilla y sin comenzar un cambio generacional que pueda mantener el nivel de éxitos que ha conseguido el club catalán en la última década. Tendrá que esperar una temporada más y seguir dependiendo de Lionel Messi para seguir salvando partidos y logrando éxitos.

Noticias Relacionadas

LA APUESTA del día

Olympiacos y Omonia se verán las caras mañana miércoles en la UEFA Champions League

Últimas noticias

Comentarios recientes