Pedro León: ¿Triunfará en el Real Madrid?

Pedro León despertó polémica en el Real Madrid tras ser dejado fuera de una convocatoria por José Mourinho a pesar de tener un gran rendimiento. El chaval ya es conocido por sus actitudes extrañas y Mou no lo toleró. Si sigue así, ¿será existosa su aventura merengue?

Michael Oher hoy es una estrella del fútbol americano. Y con tan solo 24 años brilla en la NFL. Pero la vida que arrastraba en su infancia y adolescencia le deparaba un futuro negro. Sumergido en la miseria y en el que las drogas y el vandalismo hubiesen echado a perder mucho talento, que gracias a la desinteresada ayuda de familia Tuohy, no se tiró a la basura y hoy lo disfruta el deporte más popular de los Estados Unidos. Lo que viene a continuación no tiene ningún punto en común con el asombroso caso de Big Mike, pero es interesante ver cómo Pedro León puede echar por tierra tanto talento, magia, calidad y capacidad sino madura, cambia el chip y se da cuenta que hoy está en el asombroso mundo del Real Madrid. Debería tomar ejemplo y saber cómo comportarse.

El primer escándalo de la era José Mourinho en el banquillo del Real Madrid vio luz por obra y gracia del murciano. Sin mayores rodeos. La afirmación suena exagerada. Y también es exagerado pensar que un individuo trastoque un meticuloso proyecto. Pero Pedro León, acostumbrado a malos hábitos no respetó las pautas de convivencias de entrenamiento que el entrenador portugués pregona con tanta vehemencia y la llama ardió. No se conocen demasiados detalles, pero raíz de ello el mediocampista derecho, reciente adquisición merengue, quedó fuera de una convocatoria tan importante como significa un partido de Champions League. Lo asombroso es que esto se dio después de que el ex Getafe fue la figura del equipo ante el Levante. El tema entonces explotó en las entrañas del madrilismo y llegó a todas partes generando un problema que instó a la polémica y el debate. El asunto salpicó en muchas caras y hoy en tela de juicio se expone el futuro de un chaval llamado a grandes cosas.

Criado futbolísticamente en Murcia, Pedro León encontró la fama muy rápido en su vida. Sus regates asombraron al mundo. Su pegada a balón parado con la pierna derecha conquistaron y deleitaron a todas las gradas. Propias y extrañas. Su elegancia para hacer de una evento normal, algo mágico, le dieron el rotulo de joven promesa y futura estrella del balompié español. Y con el paso de los años fue confirmando su condiciones. En Murcia jugó 66 partidos y anotó 10 goles. De ahí, pasó al Levante, donde en 24 partidos hizo 3 goles. Su próxima estación fue el Real Valladolid, sitió que dejó encantado con su fútbol, pero amargado por sus actitudes de estrella. Allí jugó 33 encuentros y gritó en tres ocasiones.

El brillante paso por Valladolid fue un trampolín al Getafe, el punto más dulce de su precoz carrera. Con el azulón se dio a conocer y su fama comenzó cimentarse dentro y fuera del campo. En el Geta estuvo en 35 partidos y además se aburrirse de asistir con clase y elegancia a sus compañeros, convirtió 8 goles. De a poco, su pierna derecha comenzó a transformarse en leyenda y su nombre llegó a las oficinas del Santiago Bernabéu. Y claro, a los ojos de Mou.

Todo fue muy rápido. Todo fue muy intenso. Y del día a la mañana, tras algunas calurosas negociaciones, Pedro León finalmente llegó a la Casa Blanca, despertando ilusión, sembrando esperanza de que bajo su tutela y la de más jóvenes como Di María, Khedira y Canales, puedan cambiar el triste y opaco presente merengue. Por eso el murciano firmó siendo realidad más que promesa. Con su sonrisa y su regate, enamoró a todos.

En sus primeras apariciones en el campo de juego comenzó a demostrar por qué el Real Madrid lo fue a buscar para su nuevo proyecto. Su nuevo modelo. Pero así como deslumbró en el terreno de juego, ya comenzó a mostrar la mala faceta que dejó en cada club dónde jugó. La misma que cada afición le reclamó siempre: su actitud. Perezosa, inquieta, quizá, holgazana a la hora del entrenamiento. En la casa blanca no hubo titubeo respecto a esto. Y menos de parte de Mou, quien no da espacio a nada. Ni siquiera si Iker Casilla le solicita retrasar el entrenamiento. Por eso, el entrenador luso dejó fuera a Pedro León y la alarma se encendió: ¿A pesar de sus condiciones, podrá triunfar en el Real Madrid? Pues, sigue por la vía fácil, de seguro que no.

La historia de Micahel Oher, narrada a modo de prólogo en estas líneas, se llevó al cine. Y fue un éxito. Sencillamente porque su carrera se formó en base al trabajo, entrenamiento, sacrificio y humildad. Y hoy es una estrella. Admirada y reconocida. Pedro León tiene todo para serlo, pero deberá tomar como estandarte en su carrera, estos mismos ideales. Con Mourinho ya quedó claro que así, no se juega.

Últimas noticias

Comentarios recientes