Mourinho es una mancha en la historia del Real Madrid

La llegada de Jose Mourinho al Real Madrid ha supuesto un cambio importante para el club. Quizás dos. Ya que la identidad del club blanco ha cambiado tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. Y es que no se puede negar que el entrenador portugués está logrando resultados deportivos satisfactorios, sin embargo con su forma de ser, está derrumbando una INSTITUCIÓN, sí con mayúsculas, que es ejemplo para muchos clubes a lo largo y ancho del plantea.

Jose Mourinho es un entrenador con carácter, justo lo que Florentino Pérez quería para "su" Real Madrid. Sí, se trata de un hombre polémico que sabe hacer que sus equipos triunfen en los terrenos de juego. ¿Pero eso es suficiente en la Casa Blanca?

En la jornada de ayer, en Holanda, el entrenador blanco provocó que Sergio Ramos y Xabi Alonso se auto expulsaran en el encuentro ante el Ajax de la Champions League para llegar así "limpios" a los octavos de final de la competición. Hasta ahí todo "correcto", pues no serán ni los primeros ni los últimos en hacerlo. Sin embargo la polémica se incrementa por la forma escandalosa en que se actuó. El portugués gesticulando nervioso, Iker Casillas acudiendo al centro del campo para avisar a sus compañeros de las indicaciones de Mourinho, descaro absoluto por parte de Xabi y Sergio. Y es que, por si no lo saben, Jose Mourinho es el amo y señor del mundo, y no tiene que preocuparse lo más mínimo en disimular una "estrategia" que desde la UEFA se considera juego sucio. ¡Aquí se hace lo que quiero y cuando quiero!

Un suceso el de la Champions League que no hace más que sumarse a las continuas polémicas del técnico luso en a Liga española. Jose Mourinho ha llegado al Santiago Bernabeu y se siente como en su casa. Sitio al que va, sitio del que se considera dueño. Y por lo tanto tiene potesdad absoluta para opinar, criticar, y humillar a quien o a lo que le parezca. Considero que Pedro León, Canales o Benzema se tocan lo que no deben, lo escupo a la prensa deportiva sin miramientos. Bien por Mourinho porque dirigir a la plantilla blanca es su trabajo. Pero me considero más guapo y mejor entrenador que Preciado, el cual por cierto debería compensarme económicamente por la publicidad que le estoy haciendo, ¡también lo digo sin cortarme un pelo!

Y las consecuencias me importan menos que nada. Soy Jose Mourinho y no puedo mirar más allá de mi ombligo. Da igual que ahora sea el entrenador del Real Madrid, un cargo que debería situarse por delante de su nombre. Sí estamos hablando de que su presentación debería ser la siguiente: soy el técnico del Real Madrid y me llamo Jose Mourinho. ¡Parece que él no se da cuenta!

Tal y como opina un compañero de esta redacción. Representar al Real Madrid supone mucho más que un nombre individual. El club blanco se pasea por Europa. Por una competición como la Champions League en la que sólo participan los mejores equipos del continente, en la que se compite por la más maravillosa gloria, la cual se traduce en historia, seriedad, trabajo constante y profesionalismo que alcanza todas las dimensiones. Y no sólo se habla de Europa, el nombre del REAL MADRID debe pasearse por el mundo con letras mayúsculas.

Representar al Real Madrid supone una educación, un señorío, un saber estar y unos sólidos valores. Es un concepto que alcanza mucho más de lo individual y mucho más que las actitudes chulescas y superiores de algunos de sus componentes. La palabra Real Madrid supone un orgullo para sus aficionados cada vez que la escuchan o la sienten. Y así su himno es su mejor bandera: ¡Caballero del honor!

Y es que salidas de tono como las que Mourinho tiene cada siete días no hacen más que humillar a la entidad blanca. Más carnaza para la prensa deportiva, no lo pongo en duda. Sin embargo en verano se optó por despedir a Manuel Pellegrini, el cual era un verdadero señor, respetuoso y entendedor de lo que significa Real Madrid como institución.

Y Mourinho funcionará mientras lo resultados sigan siendo satisfactorios. El Santiago Bernabeu, después de varios años de sequía necesita resultados, porque no olvidemos que el portugués es un técnico resultadista. Sí, todo esto es muy bonito. ¿Pero que pasará cuando los resultados no se den? Mourinho supondrá una mancha en el historia del Real Madrid, no lo duden, y es que como dijo Preciado: "si escupes para arriba, al final te cae encima".

LA APUESTA del día

Borussia M'gladbach y Real Madrid jugarán mañana su segundo encuentro de la fase de grupos de la UEFA Champions League

Últimas noticias

Comentarios recientes