Los Spurs y la fiebre del oro

El Tottenham decidió deshacerse de su jugador franquicia y eso dejó mucho dinero en las arcas del conjunto londinense

Entre los mares de petrodólares que han inundado y corrompido la desigualdad en el balompié en los últimos años, perduran algunos hábitos de antaño. Por ejemplo, deshacerse del jugador franquicia para tapar algún agujero que otro. Es el caso del Tottenham. El Real Madrid apostó por las galopadas de Gareth Bale a cambio de 101 millones de euros -según fuentes del Tottenham-, llevando la fiebre del oro al equipo presidido por Daniel Levy.

La inyección económica que recibió el por entonces entrenador spur, André Villas-Boas, llevó el overbooking a las dirección deportiva de White Hart Lane, incluso, antes de recibir la tremenda cantidad. Paulinho, Erikssen, Lamela, Chiriches, Chadli, Soldado y Capoue se rindieron al prometedor proyecto de los spurs. Parecía que este año sería el definitivo, aquel en el que sus aficionados pudiesen mirar por encima del hombro a sus vecinos habituales de Londres.
Y los primeros pasos fueros ilusionantes.

La temporada arrancó con varias victorias consecutivas gracias, en parte, a los solitarios tantos de Soldado desde los 11 metros. Las dudas iniciales debido a la escasa brillantez de su juego fueron teñidas con la falta de acoplamiento de los nuevos integrantes, lógico con una medular a estrenar.

Los encuentros pasaban y los errores y el mal juego se pronunciaban. También los malos resultados. Soldado con la pólvora mojada, los errores defensivos y las permutaciones en el medio centro - Paulinho, Capoue, Sandro y Dembelé- acabaron con la paciencia de Levy, sobre todo, tras encajar cinco goles en casa ante el Liverpool.

El nuevo preparador, Tim Sherwood, demostró en seis partidos cuál había sido el verdadero obstáculo de los Spurs hasta ese momento: cinco victorias y un empate en sus seis primeros encuentros, números de campeón para hundir más a Villas- Boas. Sobre todo, cuando Adebayor entró en escena. El futbolista togolés se encontraba en el ostracismo desde que empezó la temporada por un desencuentro con el entrenador portugués.

Con Sherwood, Adebayor ha marcado ocho goles y ha alquilado un abono para lo que resta de temporada en el banquillo a Soldado. El español se une a Erik Lamela en la caseta, al igual que Chiriches y Chadli. Junto a Capoue, con escasas actuaciones esta temporada debido a las lesiones, suman 88,5 millones de euros calentando banquillo.

Sin embargo, las dudas nunca se han disipado. Sherwood ha hecho indiscutible a un muchacho de 20 primaveras procedente del filial llamado Bentaleb - ofreciendo buen rendimiento- y ha dado los galones a actores secundarios como Sandro, Kaboul, Naughton y a otro jovencito, Kane. Relevos constantes que permite leer entre líneas el caos táctico que se vive el White Hart Lane.

Quinto en el campeonato doméstico y con un pie y medio fuera de la Europa League, el Tottenham se ha comportado como un nuevo rico. El maegaproyecto de Levy se ha convertido en un sucedáneo en el que los viejos rockeros continúan sacando las castañas del fuego y las grandes apuestas se limitan a contemplar desde la barrera el desaguisado que es hoy en día el conjunto londinense. Unos tanto y otros tan poco.

LA APUESTA del día

PSV y Granada se medirán mañana jueves en la UEFA Europa League

Últimas noticias

Comentarios recientes