El oscuro panorama colchonero

¿El Atlético de Madrid poco a poco cae nuevamente en la mediocridad?

La confianza y la convicción con que el Atlético de Madrid inició la Liga BBVA española sin dudas que ilusionaba a la afición. La cual anteriormente veía como su equipo ganaba la Europa League y luego la Recopa europea. Dichos títulos saciaron el hambre de éxitos de los seguidores pero a su vez sembraron sueños, despertaron ese gusto por la victoria y bueno... ¿por que no apuntar luego de tanto tiempo al título de Liga?.

Mirando muy de lejos ese título tan ansiado y manteniéndose en las primeras posiciones, así empezó el Atlético de Madrid la campaña 2010-11. Los colchoneros ilusionaban y parecían tener vía libre para soñar con el título, pero en estas últimas semanas todo se terminó y el clima ya no es el mismo que el del inicio.

El panorama oscuro en el que se metió el equipo comandado por Quique Sánchez Flores fue una acumulación de sucesos que directa e indirectamente fueron generando un clima poco agradable en el Aleti. ¿Que pasa con Forlán y su mala racha?, ¿se va o se queda?. ¿Que le sucede a la última línea?, ¿cuál es el motivo de su bajo rendimiento?. ¿De Gea ya no es el mismo de antes?, ¿tiene que ser sustituido por Asenjo?. ¿Falta concentración?, ¿hay buen clima en el vestuario?, ¿todo esto es solo una mala racha?... ¿soluciones a la vista?

Estas preguntas y alguna otra más giran en la órbita rojiblanca. Pero la preocupación y la decepción hay que cortarla pronto, sino el Atlético de Madrid volverá a su etapa de mediocridad, donde simplemente era un club que se mantenía en mitad de tabla, no pasando apuros ni aspirando a nada. El señor Quique Sánchez Flores tiene que poner mano dura al asunto, ordenar la casa y entender de una vez por todas que dejando en el banquillo a jugadores por sus malos rendimientos no se solucionan problemas.

La situación es límite y la reacción no aparece, la culpa del mal momento no la tiene la defensa ni el portero, sino toda una plantilla que no logra concentrarse en un objetivo como desde un principio y no está unida. Ante el Aris y el Levante el Atlético de Madrid decepcionó y la alarma roja se encendió definitivamente. Las cosas deberán cambiar y mucho en 2011, la eliminación de la Europa League está a la vuelta de la esquina y la caída a la mediocridad en la Liga también está cerca.

Se ve claramente que algo se perdió en el equipo colchonero. El hambre de gloria ya no es la misma y además la plantilla no funciona como antes. Falta esa convicción, ese espíritu, esa unidad, que hacía lograr resultados y revertir partidos complicados. Lo cierto es que la unión del grupo queda en evidencia y más que nunca se nota que falta un líder. Los referentes ya no son referentes y el panorama cada vez se oscurece más. Con un fichaje tempranero no se soluciona el problema, la luz de esperanza está en la plantilla, dependerá de los propios jugadores y del entrenador el salir a flote o no.

Últimas noticias

Comentarios recientes