El marrón de Tevez

El argentino se rebeló contra Roberto Mancini

Que la relación entre Mancini y Tévez no es buena no es nada nuevo. El discutido técnico italiano ha tenido que lidiar con la extraña visión del fútbol profesional del argentino y todo parecía que acabaría este verano, con la salida del ex del United, pero fue difícil para el club citizen encontrar una buena oferta después de que Tévez hiciera público su deseo de salir del equipo.

El último episodio de esta novela se vio ayer en Munich, cuando, de primeras, parece que el delantero se niega a entrar cuando su equipo perdía por 2-0 ante el Bayern provocando el cabreo monumental de Mancini, que avisó de que ‘El Apache’ no volvería a jugar con el City mientras él estuviera al frente.


Tévez, se ha apresurado en recordar por qué es el ‘jugador del pueblo’ por medio de un comunicado dirigido hacia su hinchada en la que niega que él no quisiera jugar ayer (sí, por medio de un comunicado, como los que también usaba para decir que se quería ir). Y así vuelve a dejar claro que es su calidad como futbolista es tan grande como el poco compromiso que tiene con su equipo cuando las cosas no son como él quiere.

Es complicado recordar un mal partido de Tévez, ya no con el City, sino casi desde su llegada a Europa. Un jugador dotado de un talento y una sensiblidad para el fútbol envidiable, pero que no se toma en serio esto como una profesión. Es un modo agradable de tener dinero para vivir bien y eso, para un espíritu libre como el del argentino, no se puede encorsetar con sistemas ni limitar con contratos.

Está claro que no somos nadie para privar a Tévez de ser un hombre feliz jugando a fútbol, pero lo que separa al jugador de Fuerte Apache de un lugar reconocido en el Olimpo del fútbol es el respeto por los que han sido sus equipos desde que dejó de pertenecer al MSI.

Ahora sólo queda saber del lado de quién se posicionará el público (que ha encontrado en Silva un nuevo ídolo) y sobre todo los dirigentes, que seguramente estén tan cansados de este culebrón que no hace más que dañar al equipo y la imagen, tan debatida, del equipo ante Europa en su estreno en esta Champions.

Pero lo que convierte para el City la figuar de Tévez en un auténtico problema es los problemas que tendrá para deshacerse de él si las cosas no se arreglan. ¿Qué equipo pagaría una cantidad aceptable por un jugador que quiere irse y que el club quiere vender? Y lo peor ¿qué confianza puede generar un jugador que en cualquier momento puede ‘cansarse’ y rebelarse contra su entrenador o sus compañeros?

Últimas noticias

Comentarios recientes