El Barça vuelve a la vida

El equipo azulgrana gana un "clásico" en el que el árbitro y Ramos fueron los tristes protagonistas

El Real Madrid cayó derrotado en su duelo decisivo ante el Barcelona por 3-4 y perdió el liderato de la Liga BBVA, que ha recaído sobre el Atlético de Madrid. Aunque durante gran parte del partido el equipo de Carlo Ancelotti estuvo por delante en el marcador, la expulsión de Sergio Ramos condicionó el resto del encuentro.

Undiano Mallenco demostró ser un árbitro de gatillo fácil y no perdonó al de Camas en un dudoso penalti sobre Neymar cuando el partido marchaba 3-2 a favor del conjunto blanco. Dicha expulsión fue demasiado para un Madrid que demostró ser incapaz de sentenciar cuando pudo y que pone la pelea por la Liga al rojo vivo. Una vez más, Ramos vuelve a ser protagonista por una nefasta actuación que complica las aspiraciones del conjunto merengue cuando parecía tenerlo todo bajo control.

No fue el día de Cristiano Ronaldo, autor de un gol de penalti, por cierto, mal señalado ya que era fuera del área, ni tampoco de Gareth Bale, que no logró hacer valer su velocidad para crear peligro a la defensa rival. Todo lo contrario que las grandes estrellas azulgranas, Messi y Neymar, el primero, convirtiendo un hat-trick en el campo del eterno rival, lo que le coloca por delante de Alfredo Di Stefano como mayor goleador de los clásicos con 21 tantos, y el segundo, únicamente por su participación en la acción que cambió el partido, la del penalti de Sergio Ramos.

Aunque se pueden sacar muchas valoraciones del encuentro, la realidad es que lo que manda es el resultado final y en este caso el Barcelona ha sido el justo ganador. Da igual lo bien que juegues si terminas perdiendo el partido y eso es lo que le ocurrió al Real Madrid, avasallador por momentos e inoperante en muchos otros tramos del decisivo duelo ante el eterno rival.

Benzema demostró ser el mayor arma del equipo blanco, pero Ancelotti pensó que debía ser el jugador sacrificado para dar entrada a Varane, ya que la roja a Ramos le dejaba falto de un efectivo en el centro de la zaga. Esta decisión es clave bajo mi punto de vista, ya que ni Bale ni Cristiano estaban haciendo nada en ataque, todo lo contrario que el francés, que además demostró su gran nivel con dos goles antes de enfilar el camino a los vestuarios.

Además de ganarle Martino la partida a Ancelotti en el centro del campo, también se la ganó en las sustituciones, puesto que al argentino no le tembló el pulso a la hora de cambiar a Neymar para dar entrada a Pedro. A veces, hay que tomar decisiones que aunque sean arriesgadas y cuestionadas hay que ejecutarlas y al míster azulgrana le funcionó, pese a tener la “obligación” de poner en su once de gala al brasileño.

Esta “obligación” es la misma que viene sufriendo Ancelotti con Bale y Ronaldo desde siempre, pero señores, cuesten lo que cuesten los cracks, esto sigue siendo un deporte y si no juegas bien a lo mejor no deberías jugar. Quizá si algún día alguien en el Real Madrid y en los grandes clubes entiende esto, puede que los resultados que se obtengan sean mejores, sobre todo en duelos decisivos con el de esta noche.

Después de ver un bonito duelo entre dos de los tres grandes del fútbol español, en esta ocasión creo que debo incluir de manera merecida al Atlético de Madrid, las sensaciones que me quedan son contradictorias, ya que me hago todo el tiempo la misma pregunta, ¿Merecería llevarse el título de la Liga BBVA un Real Madrid que no ha conseguido ganar ni un solo partido a sus dos rivales directos?, la respuesta es sencilla, NO.

LA APUESTA del día

Barcelona y Real Madrid se medirán esta tarde en el Camp Nou

Últimas noticias

Comentarios recientes