Ahogados a la orilla del rio Sena

El Valencia se queda fuera de la Champions League

David Silva, Juan Mata, Raul Albiol, David Villa, Jordi Alba… Pero también: Gaizka Mendieta, Claudio López, Amedeo Carboni, Killy González, Ruben Baraja y un largo etc, etc y más etc de jugadores que podríamos nombrar aquí y que ya no están, son la diferencia entre este Valencia y los de años anteriores. Es una lástima, pero es así, el Valencia CF no pasa la eliminatoria por aptitud, y no por actitud. El equipo che no pasa por la falta de pegada, de calidad y de la experiencia que tenía con una ristra de jugadores que han cubierto tiempos de gloria a orillas del rio Turia.

Un Valencia voluntarioso que tuvo bien atado, que no maniatado, el mega equipo parisino… Sí, sí, mega equipo aunque muchos no lo quieran ver, al menos, en nombres y en individualidades de esas que se pagan y que no puede tener un equipo como el español si lapida un patrimonio importante, tiene un estadio a medio hacer y en el que se habla más de recortes, deudas y de luchas de poder, que de fútbol.

Aun así, dada la situación actual del club, allí estaba yo, cara el Televisor con un amigo con ganas de soñar con una remontada que se antojaba difícil. Llamemos a mi amigo… Manolo, por ponerle un nombre. La noche se animaba después de las primeras cervezas y los primeros comentarios. Las típicas bravas mezcladas con la voluntad del equipo hacían subir la moral de Manolo. Cuando llegó el jamón y el queso ya estábamos casi convencidos de que íbamos a poder con ellos puesto que no asustaban apenas. Manolo empezaba a cortar las croquetas y la sepia, se estaba gustando, porque lo que iba viendo en la pantalla, le daba esperanzas. Con el café llegó el gol y ya parecía que iban a caer un par de copas pero pronto nos despertaron del sueño.

Al final, y viéndolo con la perspectiva que te dan horas posteriores y la calle fría al salir del bar, puedes entender que al Valencia le faltó la profundidad que los jugadores anteriormente comentados le daban. Lo que antiguamente era un equipo sólido, rocoso, peleón pero no exento de calidad e inspiración, se había convertido en un equipo voluntarioso pero a la vez simplón y que esperaba una jugada fugaz para ponerse por delante otra vez.

Diagonales mal trazadas, horizontalidad repetitiva en demasiadas fases del partido por falta de ideas, Centros de risa con un Barragán desbocado, aun no entiendo como este jugador ha estado o está en plantillas como la del Liverpool o la del Valencia, y mucha, pero que mucha lentitud tanto de movimientos en el centro del campo. Por supuesto, no estoy hablando sólo lentitud física si no también mental. Y todo esto regado con un árbitro de lo más casero que no influyó en jugadas importantes pero sí en cientos de pequeñas acciones, hacen que el club valenciano esté fuera.

Leo twitter y aparecen los mismos tweets que siempre se producen en estas situaciones:
- “El problema del Valencia es que depende demasiado de Soldado”
- “El Valencia dice adiós con la cabeza bien alta”
- “Si hubiéramos hecho algo más en la ida…”
- “No se le puede pedir más a este equipo”
- “Estuvimos a punto de… si no fuese por…”

Casualmente los mismos comentarios que me estaba haciendo mi amigo Manolo al finalizar el choque. De hecho me estaba convenciendo porque yo empezaba a pensar igual, pero al final, las mismas arengas perdedoras que quieras y similares lamentos post apocalípticos que no quería leer después del partido.

Una lástima, otra más, en la trayectoria de un club que está muy muy muy lejos de ser lo que fue hace una década.

¿Quién tiene la culpa? Valverde, los jugadores, Llorente,… Hace falta una reflexión más profunda que todo eso para volver a ser lo que fueron.

Ánimo valencianistas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LAS CLAVES DE LA ELIMINACIÓN DEL VALENCIA ANTE EL PSG

Últimas noticias

Comentarios recientes