¿Criticas a los árbitros? Eres imbécil

Criticar a los árbitros es deporte nacional.

Imagen artículo Imagen artículo

 

Lo primero que me viene a la cabeza cuando alguien critica a un árbitro, sea quien sea: Aficionado, jugador, entrenador, la vecina del 5º,… Es que es imbécil, y posteriormente, pienso: “¡hazlo tú! Ponte delante de 22 jugadores que te doblan en espaldas el más pequeño, con lances de juego rapidísimos y con cientos o miles de aficionados queriendo tu cabeza y esperando tu fallo. ¡Va hombre, valiente… Pita tú!”

¿De qué nos quejamos? Estoy un poco hasta las narices… ¿Qué el colectivo arbitral es malo? Pues hombre, quizás, y sólo quizás, los protagonistas reales del juego no ayudan mucho a que todo vaya como la seda, porque, me hace mucha gracia estas frases excusando a los jugadores: “Es que el delantero estaba nervioso y fue un acto reflejo…Es que el defensa no le quiso dar…Es que el mediocentro llegó tarde…Es que van a 200 pulsaciones por minuto,…” Cuando empiezan con los “esques” me recuerdan a mi madre. Contesto con la típica respuesta de la mía cuando yo le ponía “esques” en mis excusas. Ahí va: “Ni esques ni escas”… Y ahí se terminaba la conversación con mi Sra. madre, a pesar de ello, aquí hablaremos un poco más del tema.

Si es que los árbitros también llegan tarde porque son humanos, y van a 200 pulsaciones por minuto porque son humanos. Además, También tienen actos reflejos porque son humanos… En resumen, que también son humanos, ¿O sólo lo son los jugadores?

Los árbitros no se ponen nerviosos en un Barça-Real Madrid, por ejemplo, tampoco lo hacen en un Villamajete contra Lucorno del Toro… Sí, son muy tranquilos y no tienen miedo a que le peguen un “mecherazo”, le tiren piedras, le rompan los cristales del coche al salir o les esperen en un parking para pedir explicaciones. Además, los insultos les encantan, les encanta que recuerden que su madre trabajó en otros oficios antes de ser lo que es, o era, y que definan su identidad sexual conforme lo ven entrar.

En resumen, y sin bromas, puedo entender que un día, cualquier persona que le gusta o vive del fútbol pueda tener un mal día por un ídem del árbitro. Que cualquiera pueda criticar o desfogarse por ese penalti que no pitaron, esa roja que no sacaron o ese gol en fuera de juego que dieron por válido. 

Lo que no entiendo es que, casi al final de la Liga, algunos presidentes se quejen de que si su equipo está así es por culpa de tal o pascual, de que no les ha respetado el colectivo y, menos aún, me gusta ver que los grandes, y no sólo hablo de Mourinho FC y los blaugranas, se quejen de su mala suerte con los arbitrajes.

Al final, ese penalti que no marcó Ramos y que lo han recogido en la MIR, viene precedido de un penalti no pitado de Pepe, que por cierto, era segunda amarilla y expulsión. ¿Por lo tanto, que pasa? ¿Porqué no sacas la “listita” con los errores de los árbitros?. Y, por cierto, Sr. Cerezo, ¿porqué al Valencia le han devuelto el favor durante el partido de ida de las Semifinales de la Europa League, por no anular los dos goles del equipo “che”? ¿La “permisividad” de la defensa en el descuento es culpa del árbitro también? Si es que sólo le faltaba rematar él, no tiene nada que ver la falta de concentración, naaaada. La culpa del “tirillas”.

Las Radios no entran al fútbol, la Liga BBVA es bipolar, decenas de familias no cobran del fútbol… Sin hablar de la falta de puestos de trabajo, la crisis económica y el copago sanitario. ¿Por cierto, porque no lo llaman Repago? ¿No lo estamos pagando 2 veces?

¿Y esto es lo que más nos preocupa? ¿Qué el árbitro, repito, humano, se equivoque? Pues macho, eres imbécil.

Últimas noticias

Comentarios recientes