La transformación del Sevilla

La entidad hispalense cerró 12 incorporaciones tras la salida de Emery

Jorge Sampaoli y José Castro Jorge Sampaoli y José Castro

Dicen que una de las mayores habilidades que puede poseer un club dentro del mundo del fútbol es la capacidad de reinventarse. De adaptarse a un contexto cambiante y de dar la mejor respuesta posible, en lugar de encorsetarse en recuerdos pasados que muy probablemente jamás volverán. Y así ha obrado, a lo largo del verano, un Sevilla FC que, ante la marcha de Unai Emery, ha buscado evolucionar hacia una dimensión nueva y desconocida, pero sin duda esperanzadora.

El conjunto hispalense, con el visionario y valiente Monchi a la cabeza, ha cerrado en el mercado estival un total de 12 incorporaciones, incluyendo al nuevo técnico Jorge Sampaoli, amante de la combinación entre el fútbol más directo y agresivo con otro más paciente y pausado. Y para ello, el club de Nervión necesitaba nuevos nombres, de distintos perfiles, y la apuesta ha sido, sin duda alguna, coherente y consecuente con la filosofía técnica.

Por un lado, Salvatore Sirigu ha sido una petición expresa del cuerpo de entrenadores hispalenses, que no confían en la dudosa habilidad de Sergio Rico para salir jugando desde atrás. A su vez, en tareas defensivas, tanto Gabriel Mercado como Matías Kranevitter son del total agrado de Sampaoli y es que, más allá de no ser excesivamente débiles con balón, destacan por una agresividad extrema en el marcaje, algo que encandila al técnico argentino.

Pero es en zona de medios y en el perfil atacante donde más se aprecia el nuevo rumbo que ha cogido el Sevilla. En la creación, en la zona central hispalense, futbolistas como Franco Vázquez, Joaquín Correa, Ganso, Pablo Sarabia, Hiroshi Kiyotake y Samir Nasri destacan por su exquisito trato de balón, por su capacidad para asociarse y por su mejor habilidad para desequilibrar y llegar desde líneas anteriores. Cualidades que sin duda casan con la extrema movilidad de sus nuevos arietes: Luciano Vietto y Wissam Ben Yedder. El nuevo Sevilla es, sin discusión, una total revolución. Acertada o no, el tiempo lo dirá.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes