Nélson Semedo, una constante decepción

El portugués es uno de los peores fichajes el último tiempo del FC Barcelona.

FOTO: FC BARCELONA FOTO: FC BARCELONA

Pese a que su rendimiento en el Benfica fue positivo en su momento, anotó un gol y dio seis asistencias en su última temporada en la Liga NOS, Nélson Semedo se ha convertido en uno de los grandes fracasos del FC Barcelona en el último, hasta el punto de no poder adueñarse de un puesto donde nunca tuvo un competidor claro más que Sergi Roberto, un centrocampista reconvertido en lateral derecho y que no estaba acostumbrado a actuar en dicho rol pese a que tiene el perfil para hacerlo. Sus rendimiento, tanto con Ernesto Valverde como en estos primeros compases con Quique Setién están dejando mucho que desear.

Pero es que, antes de hablar de sus actuaciones, es necesario hablar de sus estadísticas individuales donde no ha conseguido tener un impacto llamativo:

En su primera temporada (2017/18) disputó 24 partidos en La Liga, siete en la UEFA Champions League y cuatro en la Copa del Rey en donde no anotó ni un gol ni dio una asistencia, lo que evidencia su poco impacto en el último tramo.

En su segunda temporada (2018/19) disputó 26 partidos en La Liga, diez en la Champions League y nueve en la Copa del Rey donde anotó un gol y no dio asistencias, números que vuelven a ser muy pobres pese a ser un lateral con mucho recorrido y con libertad para moverse en ese costad.

Y, en lo que va de este curso que es su tercera temporada, ha disputado 16 partidos en La Liga y cuatro en la Champions League donde ha dado dos asistencias, con lo que consigue superar sus rendimientos anteriores pero si siendo una producción bastante baja si lo comparamos con los laterales derechos de los otros equipos grandes de Europa.

Pero, más allá de sus estadísticas, sus actuaciones siempre dejan mucho que desear. Pese a que es un lateral con buena proyección ofensiva y capacidad para dominar en los duelos individuales, no ha conseguido acomodo en el FC Barcelona ni con Ernesto Valverde y ahora mucho menos con Quique Setién que, en su disposición, está utilizando a Sergi Roberto como tercer central en el inicio de juego, un rol donde Semedo no cuaja ni un poco. En este momento de la temporada, y entendiendo que la dinámica del actual cuerpo técnico cambiará muy poco, parece complicado que el portugués tenga cabida en el equipo y, en este sentido, lo mejor para él sería abandonar el club en este mercado invernal. Su rendimiento es paupérrimo hasta el punto de ser uno de los peores fichajes en la época reciente del conjunto blaugrana, por su rendimiento más que por sus cualidades, lo que ya es mucho decir.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes