¿Qué le pasa a Antoine Griezmann?

El atacante francés no ha conseguido mostrar su máximo rendimiento desde que llegó al Camp Nou.

¿Qué le pasa a Antoine Griezmann? | FOTO: FC BARCELONA ¿Qué le pasa a Antoine Griezmann? | FOTO: FC BARCELONA

Uno de los puntos más flojos de la actual versión del FC Barcelona a nivel colectivo es su ataque debido a que, pese a que las lesiones también condicionaran en diferentes momentos de la temporada, algunos jugadores no están mostrando su rendimiento ideal para poder marcar la diferencia de manera continua en los campeonatos locales e internacionales como, por ejemplo, Antoine Griezmann, quien llegó como la contratación estelar del balompié español y todavía no ha conseguido cambiar la dinámica de la entidad blaugrana, ni marcar la diferencia en el último tramo de la cancha ni mucho menos llevar una relación –futbolística son Lionel Messi.

El francés no ha logrado acostumbrarse a un entorno que, después de mucho tiempo, le planteaba un paradigma que le exigía intervenir mucho menos –en comparación a su etapa en el Atlético de Madrid- (En esta temporada con el conjunto blaugrana tiene un promedio de 46 toques de pelota por encuentro, seis menos que lo que hizo la temporada pasada en el conjunto merengue) y ver reducido su capacidad de monopolizar el engranaje ofensivo de su equipo. En el Camp Nou la pelota el 90% de las veces va para Lionel Messi y el resto de sus compañeros se repartirán el resto.

Por otro lado, su posicionamiento cercano a la banda izquierdo y lejos del área rival, también ha minimizado su capacidad de producir anotaciones y de ser determinante en el último tramo, donde tiene la habilidad de hacerlo sin la necesidad de ir al duelo individual, apostando por su regate o velocidad pero, pese a destacar por encima de eso, el ataque blaugrana (Lionle Messi y Luis Suárez) necesitaban la presencia de un jugador capacitado para abarcar mucho campo (aunque Griezmann consigue atacar los espacios a partir de sus desmarques en ruptura), que desequilibre desde la gambeta y que le de energía a una ofensiva que, con los habituales titulares, necesita de piernas para mantenerse la máximo nivel.

En pocas palabras, Antoine Griezmann está teniendo un problema de adaptación a un contexto que le exige más sin pelota que con la misma y que lo aleja de la zona donde genera mayor peligro (el carril central) debido a que hay un jugador que monopoliza cada jugada ofensiva del conjunto blaugrana y que limita la capacidad de intervención de sus compañeros. Pese a que todavía le queda mucho camino por delante, y tiene la calidad para cambiar la dinámica, el francés todavía no ha encontrado ser ese jugador que marcó la diferencia en el Atlético de Madrid y que lidero Francia al título en la Copa del Mundo Rusia 2018.

Noticias Relacionadas

Últimas noticias

Comentarios recientes